Biomagnetismo, buscando el equilibrio del cuerpo

Tiempo de lectura: 4 minutos

Biomagnetismo, buscando el equilibrio del cuerpo.

Actualmente, es reconocido por los especialistas en medicina la importancia tanto de tratar las enfermedades como de prevenirlas con nuevos métodos cada vez menos invasivos y uno de ellos, que cada vez cobra más fuerza, es el uso de imanes. Pero este método no es nada nuevo.

La magnetoterapia, antecesora de la terapia con campos magnéticos o biomagnetismo.

 
El uso de campos magnéticos con fines terapéuticos se conoce desde hace siglos. Antes de que se efectuaran estudios sobre la magnetoterapia, la medicina antigua ya usaba imanes.
Pero, ¿qué son los imanes exactamente?
Pues ni más ni menos que piedras naturales ricas en óxidos de hierro.”Uno de las más tempranas referencias conocidas de las propiedades magnéticas de la piedra de imán fue hecha por el filósofo griego del siglo VI a.C. Tales de Mileto,[5] a quien los griegos antiguos atribuyeron descubrir la atracción de la piedra de imán hacia el hierro y hacia otras piedras de imán.[6] [7] El nombre magneto puede provenir las piedras de imán encontradas en MagnesiaAnatolia.[8]” Wikipedia

Desde el año 4000 a. C. las antiguas poblaciones indias dejaron evidencias de tratamientos terapéuticos a través de piedras magnetizadas (magnetitas).
Plinio el Viejo (23-79 dC) en su obra “Historia natural” narraba que el nombre “Imán” deriva del pastor Magnes, que vivió mil años antes en la actual Turquía.
Entrados en el siglo XX se empezaron a desarrollar sofisticadas terapias con campos magnéticos estáticos en la República Checa.
A la hora de hablar de magnetoterapia es necesario tener en cuenta que hay que distinguir entre la magnetoterapia estática y la magnetoterapia pulsada.
Podríamos poner ejemplos de campos magnéticos estáticos como el del planeta Tierra, los imanes que todos conocemos y la Resonancia Electromagnética.
La magnetoterapia estática fue la primera en usarse, aplicando imanes en áreas de dolor. Todavía se usa, especialmente en el campo deportivo. Aunque, en la actualidad, los resultados de las diferentes investigaciones sobre esta terapia indican que  la magnetoterapia de campo pulsado es más eficaz y está avalada por un mayor número de especialistas en la salud.
 
El Polo Sur o positivo (+) activa, impulsa y fortalece los procesos biológicos del organismo, es dinamizador, vitalizante y proporciona energía. Por lo tanto, está especialmente indicado como energetizante, en casos de debilidades y desgarros musculares, fracturas de huesos y ligamentos, esguinces, rehabilitación, cicatrización de heridas, etc.,
El Polo Norte o negativo (-) del imán por el contrario es relajante, es usado como analgésico y anti-inflamatorio, detiene los procesos nocivos para el organismo y, está principalmente indicado para calmar o suprimir el dolor, así como para combatir procesos inflamatorios.

Es debido a estas conclusiones a las que llegó hace tiempo la Magnetoterapia, que comenzaron a fabricarse en el mercado, diversos dispositivos para aprovechar los efectos mencionados, en zonas más o menos amplias del cuerpo. Sin embargo, el inconveniente de esta forma de magnetoterapia es que la persona permanece demasiados tiempo bajo el influjo del campo magnético de polaridad negativa y aún no se conocen los efectos que este pueda producir a mediano y largo plazo.en el cuerpo humano.

¿Qué es el biomagnetismo?

El biomagnetismo es un notable sistema terapéutico desarrollado en México desde 1988, por el Dr. Goiz, que hace uso de potentes imanes para combatir gérmenes, hongos y virus, que son la causa de muchas enfermedades graves. Aunque esta terapia difiere de la medicina tradicional, la homeopatía, las hierbas y las terapias naturales, es perfectamente compatible con cualquier otra modalidad tradicional o alternativa.
Actualmente, se practica en muchos países como China, Japón y Estados Unidos y se esfuerza por lograr un equilibrio bioenergético en el cuerpo humano, es decir, el estado de salud natural conocido como “homeostasis”. En este sentido, el biomagnetismo estudia, detecta, clasifica, mide y permite la corrección de los desequilibrios de pH en organismos vivos.
Se dice que si nuestro pH no está equilibrado permite el desarrollo de síntomas, síndromes y otras afecciones de salud en nuestros cuerpos. Al restablecer el equilibrio del pH natural del cuerpo, las defensas naturales pueden mantener bajo control a diferentes microorganismos, como virus, hongos, bacterias y parásitos. Pongamos el ejemplo de un pez, si lo sacamos del agua, no podría sobrevivir, sin importar cuánto oxígeno o luz haya disponible, pues necesita agua para sobrevivir, ya sea agua salada o agua dulce. Si usted ha tenido un acuario o piscina sabrá de la importancia del equilibrio del pH en el agua.
Por lo tanto, es necesario restablecer el equilibrio del pH natural de nuestro cuerpo en distintos órganos como hígado, pulmones, páncreas, riñones, músculos, articulaciones, estómago, intestino delgado, intestino grueso, etc., para que puedan comenzar a funcionar correctamente de nuevo.

¿Cómo funciona el biomagnetismo?

Este proceso implica la colocación precisa y correcta (polaridad norte/sur) de imanes especiales de alta intensidad de campo, de 1000 a 4000 Gauss, (la unidad de medida para los campos magnéticos) sobre áreas muy específicas, aplicadas en pares específicos del cuerpo, llamados pares biomagnéticos para apoyar la regulación del pH en estas áreas. Al mantener un pH adecuado, la homeostasis puede restablecerse para que el cuerpo pueda curarse a sí mismo.
Además de ello el Dr. Goiz descubrió que en la mayoría de las enfermedades los microbios, por poseer ADN se comunican a distancia a través de ondas electromagnéticas, que contienen información que les permite establecer alianzas que las potencian y fortalecen para atacar el sistema inmunológico, pero al posicionarse los potentes imanes en los puntos clave logran interferir en la comunicación de estos microorganismos, causando su extinción en poco tiempo. De modo que con ello se logra:
  • Estimular la función normal del sistema inmunitario.
  • Aumentar la circulación y la oxigenación.
  • Combatir la inflamación.
El biomagnetismo equlibra también el funcionamiento de las glándulas endocrinas, mientras que en él área emocional imprime un cambio de ánimo más positivo en la mayoría de los pacientes, liberando estrés y procurando un mayor nivel energético.

Los descubrimientos inéditos del Dr. Goiz, como por ejemplo el concepto del “par biomagnético”, han sido tan notables que se dice que sólo las generaciones futuras de profesionales de la salud, podrán valorarlas en toda su dimensión.
Por esta razón, esta claro que los resultados visibles y contundentes del Biomagnetismo, superan notoriamente lo que había conseguido la Magnetoterapia, cuyos orígenes son muy anteriores en el tiempo.

Entonces, está usted listo para probar esta terapia cada vez más aceptada?

 

Artículo añadido al carrito.
0 items - $0.00